Cátedra de Filosofía del Derecho

Tuesday, October 10, 2006

CRIMENES DE LESA HUMANIDAD



Sergio Antonio Pérez Roa
Filosofía del Derecho
Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales
Universidad de Concepción


Uno de los principios de todo Estado de Derecho es el respeto a la soberanía nacional, valor inescindible de toda sociedad que se precie de tal. Es en dicho respeto a este principio esencial a todo Estado es que se establece el principio de la territorialidad de la ley, que prescribe que la ley chilena obliga a todos los habitantes de la República, incluso a los extranjeros (Art. 14 CC), del cual se desprende que la ley dictada conforme a los procedimientos establecidos en la Constitución es obligatoria para todos quienes residen en el territorio nacional, y por lo tanto, obliga dentro de la superficie de nuestro país.

Lo mismo que se acaba de señalar rige en materia penal, puesto que uno de los principios de la ley penal es precisamente la territorialidad de la ley penal, es decir, que solo las leyes chilenas podrán castigar los delitos cometidos dentro del territorio nacional, sea que sus autores sean chilenos o extranjeros y que se haya dado principio a la ejecución del delito en nuestro país.

Se consagran ciertas excepciones a este principio de la territorialidad de la ley chilena, que importan la situación de que serán juzgados conforme a la ley nacional ciertos delitos cometidos en el extranjero, sea por chilenos e incluso por extranjeros. Uno de los principios que se consagran como excepción a la territorialidad de la ley chilena es el principio de la Universalidad, el cual parte de la base de la existencia de una comunidad jurídica internacional, a la cual le interesa proteger ciertos bienes jurídicos que competen a todos. Es por ello que este principio sostiene que el Estado en cuyo territorio se encuentre el delincuente, tiene el derecho y aun mas, la obligación de conocer el delito y de juzgarlo, cualquiera que sea la nacionalidad del delincuente, el lugar donde se cometió el delito y cualquiera que sea la victima del ilícito penal, con lo cual se evita que los delincuentes busquen refugio en otro país

El principio de la universalidad de la ley penal señalado tiene consagración legal en nuestro país por ejemplo, en el Art. 6 nº 7 del Código Orgánico de Tribunales, el cual prescribe como un delito que puede ser conocido por tribunales chilenos, independientemente de su lugar de comisión, a la piratería, entendida como el ataque realizado en el mar por una embarcación a otra, con el propósito de robar su carga y muchas veces la nave misma.

Pero, una de las mas grandes excepciones hoy conocida al principio de la territorialidad de la ley penal y que podría sostenerse constituye una vulneración de la soberanía nacional, es la consagración de los llamados “DELITOS DE LESA HUMANIDAD”


DEFINICION Y GENERALIDADES

En primer lugar es menester señalar que los delitos de lesa humanidad aparecen conceptualizados como una violación expresa a los derechos humanos.

Los derechos humanos son protegidos universalmente, de acuerdo a lo que sustenta don Javier Giraldo, porque cuando es el Estado mismo el que se convierte en agresor de sus ciudadanos, éstos quedarían absolutamente desprotegidos. De allí que la tradición jurídica universal reconoció desde tiempos remotos un área de derechos superiores al Estado, los cuales se reivindican, no ya en calidad de ciudadanos del Estado, sino en calidad de seres humanos, derechos que el Estado tiene la obligación de garantizar, no solo para legitimarse ante sus propios ciudadanos sino ante la comunidad internacional. Esto toma expresión jurídica cuando los Estados suscriben los convenios internacionales de Derechos Humanos. Lo que se quiere evidenciar, de acuerdo a lo señalado por el profesor Giraldo, es que si es el mismo Estado el que se convierte en sujeto activo de los delitos que q afectan a sus nacionales, resulta absolutamente necesario que se establezcan procedimientos y conceptos que sean superiores al mismo Estado y por tanto obligatorios para el, con el fin de poder proteger adecuadamente a sus ciudadanos en su vida, integridad física, intelectual o salud, cuando esta se vea amenazada por una agresión ilegitima de parte de poderes que superan ampliamente y con creces, las posibilidades de defensa que tiene las personas ante un Estado agresor.

El concepto de crímenes de lesa humanidad fue creado para subsanar las deficiencias que presentaba el concepto de crímenes de guerra, que no podía aplicarse sino a los combatientes de países enemigos, pero no cuando las victimas fueran las nacionales del propio estado o de países aliados en la confrontación bélica. Es por ello que se estableció, en primer lugar, que el concepto de crimen de lesa humanidad podía aplicarse en el contexto de una guerra como también fuera de ella.

Resulta de toda lógica de acuerdo a lo ya señalado, el concepto elaborado y contenido en el Estatuto del Tribunal Penal Internacional de la siguiente forma:

“Art. 7: A los efectos del presente Estatuto, se entenderá por “crimen de lesa humanidad” cualquiera de los actos siguientes cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque:

Asesinato; Exterminio; Esclavitud; Deportación o traslado forzoso de población; Encarcelación u otra privación grave de la libertad física en violación de normas fundamentales de derecho internacional; Tortura; Violación, esclavitud sexual, prostitución forzada, embarazo forzado, esterilización forzada u otros abusos sexuales de gravedad comparable; Persecución de un grupo o colectividad con identidad propia fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, sexuales u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional, en conexión con cualquier acto mencionado en el presente párrafo o con cualquier crimen de la competencia de la Corte; Desaparición forzada de personas; El crimen del apartheid; Otros actos inhumanos de carácter similar que causen intencionalmente grandes sufrimientos o atenten gravemente contra la integridad física o la salud mental o física.”


CARACTERISTICAS DEL CRIMEN DE LESA HUMANIDAD

CARÁCTER RETROACTIVO

Una de las finalidades de la consagración de los crímenes de lesa humanidad es precisamente superar las dificultades del castigo de estos delitos de acuerdo a la legislación interna de cada estado. Una de esas dificultades se encuentra precisamente en la irretroactividad de la ley penal, lo cual implica que solo una conducta infractora podrá ser sancionada si estuviera tipificada por la ley en el momento de su comisión.

La concepción de los delitos de lesa humanidad hace excepción a lo señalado, puesto que resulta imprescindible que por la gravedad de los actos y la variabilidad de las agresiones que puede asumir la conducta humana y que lesionan los derechos esenciales de la persona, existan atribuciones que castiguen estas conductas, aun cuando en el momento de su comisión no estén tipificadas como tal por la legislación sancionatoria.

Esto resulta de suyo como una violación esencial al debido proceso y a la seguridad jurídica que debe ofrecer la ley penal, puesto que el sujeto infractor debe conocer cuales son las conductas que están sancionadas por la ley para así evitar cometerlas o si las comete, conocer cual es la sanción que merece por su comisión, pero como contrargumento se puede señalar que tratándose de los crímenes de lesa humanidad o crímenes contra la humanidad, que al momento de la elaboración del estatuto del tribunal penal internacional, este no se fundaba en ninguna regla de derecho existente en los países donde estas infracciones fueron cometidas, pero durante dicha elaboración, se produjeron tantas violaciones que si hubieran sido sancionadas por los tribunales internos de acuerdo a las reglas de esos mismos países, dichas sentencias condenatorias hubieran sido anuladas por motivos jurídicos. Además se aduce a favor de la sanción de los crímenes de lesa humanidad anteriores a su consagración legal, que los principios en que se funda la regla de le irretroactividad no se limitan a las bases del derecho legislado, sino que también se funda en las orientaciones del derecho natural, el cual, como es sabido, es preexistente a los hechos delictivos y es por ello, que las sentencias que castigan estos crímenes producen efectos declarativos (pues se limitan a declarar una situación anterior preexistente) y no constitutivos.

Por ultimo, ello también se funda en la cultura humana, puesto que el agresor conoce el carácter odioso de su acto y la conciencia del mundo, lejos de ofenderse porque se le castigue, se resentiría si no lo fuere.

Así lo señala Kelsen, en una memoria citada en este trabajo: “la justicia exigía que esos hombres fueran sancionados a pesar de que, con arreglo al derecho positivo, no podían serlo en el momento en que cometieron los actos a los que después se hizo retroactivamente punibles. En los casos en que estos dos postulados de justicia entran en conflicto, prevalece el postulado superior”


CARÁCTER IMPRESCRIPTIBLE

Otro de los caracteres que sustentan el estado de derecho y la seguridad jurídica es precisamente que todos los actos y situaciones que tienen trascendencia jurídica prescriben cuando transcurre un cierto tiempo, lo cual también ocurre con las posibilidades de hacer efectiva la persecución penal y la ejecución de las penas. Reforzando el carácter de excepción de los crímenes de lesa humanidad, se deja en claro que respecto de estos, no operan las reglas de prescriptibilidad de los delitos.

Resulta bastante evidente señalar el porque de la imprescriptibilidad de estos delitos, puesto que es la dignidad de la persona humana la que resulta lesionada por la comisión de estos crímenes, de tal manera que el transcurso del tiempo no puede extinguir la acción penal.

Además la prescriptibilidad limita las posibilidades de enjuiciamiento y castigo de los responsables de estos crímenes, además de señalar que a través del castigo de ellos, se fomenta un elemento para proteger los derechos humanos y libertades fundamentales y además sirve para contribuir a la paz y seguridad internacionales.


CARÁCTER EXTRATERRITORIAL


Como se señalo al iniciar este trabajo, los crímenes de lesa humanidad se fundan en cuanto a su juzgamiento en el principio de la universalidad, es por ello que el Estado en cuyo territorio se encuentre el autor de ellos, cualquiera que sea el lugar en que cometió el acto, tiene competencia para conocer de estos crímenes.

Es decir, se le otorga competencia al lugar de la detención, independientemente del lugar de comisión del delito.

Como se señala, la aceptación del principio de la universalidad para sancionar los crímenes de lesa humanidad se explica por la inexistencia de una jurisdicción internacional para el castigo de estos crímenes, lo que actualmente esta siendo superado con el establecimiento del CORTE PENAL INTERNACIONAL, a cuya jurisdicción deben someterse los estados del mundo, que lo acepten de acuerdo a su legislación interna y que Chile esta a la espera de su aceptación.

Así se señala en el estatuto de instauración de dicha corte cuando se sostiene que esta será un tribunal permanente y estará facultada para ejercer su jurisdicción sobre personas respecto de los crímenes mas graves de trascendencia internacional de conformidad al presente estatuto y tendrá carácter complementario de las jurisdicciones penales nacionales.

El juzgamiento de los crímenes de lesa humanidad interesa a toda la comunidad internacional, de tal manera que las fronteras estatales no pueden impedir el castigo y sanción de los culpables y menos para dejar impunes hechos de tal gravedad. Este reconocimiento no implica violación del principio de competencia territorial, sino que por el contrario, debe entenderse como un principio de cooperación y solidaridad entre los Estados y la comunidad internacional, ya que las conductas contra la humanidad, aunque dirigidas contra un pequeño grupo o incluso contra una sola persona, lesionan a todo el genero y repugnan a toda la sociedad internacional.


CARÁCTER INAMNISTIABLE E ININDULTABLE

Esto quiere decir que respecto de los crímenes de lesa humanidad, los Estados no pueden renunciar a ejercer plenamente su jurisdicción penal a través de indultos o amnistías, pues, de acuerdo al derecho internacional, existe la obligación impuesta a los Estados de investigación y castigo, a través de los órganos jurisdiccionales, de dichos crímenes.

Pero, por ejemplo, algunos autores como el profesor Carlos Frontaura no están de acuerdo con esta postura, porque sostiene que precisamente la amnistía y el indulto pueden ser utilizados como un instrumento de pacificación social después de una guerra o de un conflicto interno, lo cual se considera un avance de la legislación penal.

Pero al considerar la gravedad de las conductas constitutivas de crímenes de lesa humanidad, es a la comunidad internacional a la que le interesa reprimir tales conductas, lo cual se obtiene a través de una adecuada y efectiva prevención, represión, sanción y castigo de quienes se encuentren culpables de ellos.


CARÁCTER EXTRADITABLE

A este respecto debe considerarse que existe una resolución de la ONU relativa a extradición y castigo de los criminales de guerra de la II Guerra Mundial, en la cual se le recomienda a los miembros de la ONU que tomaran inmediatamente las medidas necesarias para que los criminales de guerra sean detenidos y enviados a los países donde hayan cometido los hechos.

Además, siendo que los crímenes políticos se consideran una excepción a la extradición, la propia ONU establece que tales crímenes no se consideran políticos y por lo tanto, los estados partes se comprometen a conceder la extradición conforme a su legislación y a los tratados vigentes.


ANALISIS PARTICULAR DE CADA UNO DE LOS DELITOS QUE COMPONEN EL CRIMEN DE LESA HUMANIDAD

Hay que considerar que estos delitos pueden ser cometidos por parte de un Estado, tan en forma activa como pasiva, vale decir, tanto por vía de acción como por omisión. En este último caso, puede llevarse a cabo por una omisión deliberada del Estado de actuar y que apunte concientemente a alentar un ataque de este tipo, contra la población.

Asesinato: Para que proceda este delito y sea sancionado como crimen de lesa humanidad, deben concurrir las siguientes circunstancias:
Que el autor haya dado o causado la muerte de una o mas personas
Que la conducta haya tenido lugar como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil
Que el autor haya tenido conocimiento de que la conducta era parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil o haya tenido la intención de que la conducta fuera parte de un ataque de ese tipo.

Exterminio: Las circunstancias de comisión de este delito son las mismas que la del asesinato, salvo que se requiere que se trate de un asesinato en masa de la población civil o de una parte de ella, ya sea directa o indirectamente e incluso por la imposición intencional de condiciones de existencia, de vida, como por ejemplo la privación de medicinas o de alimentos, destinadas a causar la destrucción y desaparición de una parte de esa población

Esclavitud: En el caso de este delito se requiere, además que se produzca como consecuencia de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y que el autor haya tenido conocimiento de ese ataque, que el autor haya ejercido uno de los atributos del derecho de propiedad sobre una o mas personas, tales como compra, venta, permuta, préstamo o todos los anteriores o que les haya impuesto algún tipo similar de privación de libertad.
Respecto de este elemento debe considerarse que el simple hecho del trabajo forzoso u obligatorio no es suficiente para configurar este delito. Además se debe dejar en claro que los Estados del mundo tienen la prohibición de establecer, por ejemplo, penas para sancionar al esclavo que escapa de su amo, puesto que la propia Declaración Universal de los Derechos del Hombre establece que nadie estará sometido a esclavitud ni servidumbre y que la esclavitud y la trata de esclavos esta prohibida en todas sus formas.

También la Convención de Ginebra de 1956 hace extensiva la prohibición a otras figuras similares y que igualmente son constitutivas de esclavitud, tales como la servidumbre por deudas, que consiste en que una persona se obliga frente a otra al pago de una deuda o crédito personal, cuyo pago garantiza con sus servicios personales, pero sin establecerse un limite de duración ni la naturaleza de dichos servicios; la servidumbre de la gleba, que consiste en la obligación que tiene una persona, por ley, costumbre o por contrato o acuerdo a vivir y a trabajar una tierra de propiedad de otro, gratuitamente o bajo honorarios, pero sin libertad para eximirse de esta obligación; también se agrega el derecho a oponerse que le asiste a una mujer que es prometida o dada en matrimonio a cambio de dinero o especies que son entregadas a sus padres u otro miembro de su familia; la prohibición al marido, la familia o clan del marido a ceder a la mujer a un tercero a titulo oneroso o de otra manera; Y finalmente, la imposibilidad de que la mujer integre la mas hereditaria de una persona.
Deportación o traslado forzoso de población: En este caso se exige que el autor haya deportado o trasladado por la fuerza, sin motivos autorizados por el derecho internacional, mediante la expulsión u otros actos de violencia, a una o mas personas que hayan estado legítimamente en la zona de la que fueron sacados, deportados o trasladados a otro Estado o lugar. Solo debe considerarse respecto de este delito que la deportación o traslado debe ser “ilegitima”, puesto que precisamente la deportación esta considerada como una de las penas que se pueden imponer por determinados delitos y por lo tanto, es precisamente legitima.
Encarcelación u otra privación grave de libertad en violación de normas fundamentales de derecho internacional: En este delito, lo que se vulnera es precisamente la libertad individual de la victima, la cual esta efectivamente garantizada y protegida por diversos instrumentos internacionales y aun mas, por la legislación interna de cada país.

Tortura: Para que proceda este delito se requiere que el autor o sujeto activo haya inflingido a una persona o personas graves o dolores o sufrimientos físicos o mentales, que el autor haya tenido a esa persona bajo su custodia o control y que dicho dolor o sufrimiento no haya sido resultado únicamente de la imposición de sanciones legitimas, no fuese parte inherentes de ellas ni fuese incidental a ellas. En este delito, los bienes jurídicos lesionados por dicho atentado son la vida y la integridad corporal, tanto física como sicológica. La Convención sobre la tortura y otros tatos crueles inhumanos y degradantes añade a las circunstancias de comisión señaladas anteriormente y que constituyen su concepto, al señalarle una finalidad a la tortura para que sea punitiva y es que se realice con el fin de obtener información o confesión, de castigar a la victima por un acto que haya cometido o que se sospeche que haya cometido, de intimidar o de coaccionar a una persona, e independientemente de los propósitos perseguidos con la tortura, sea de investigación criminal, como medio intimidatorio, castigo personal, medida preventiva, pena u otro fin. Hay que considerar que doctrinariamente se distinguen dos tipos de torturas, la física, que es aquella que consiste en martirizar y aplicar tormentos a la estructura somática de la victima y la sicológica, que es aquella en que se ejerce presión directamente sobre la voluntad del individuo, por estímulos dirigidos a su mente para lograr la sumisión de esta.

Violación: Este delito consiste en la invasión del cuerpo de una persona, mediante una conducta que haya significado la penetración, por insignificante que fuera, de cualquier parte el cuerpo de la victima y que dicha invasión se haya cometido por la fuerza o mediante el uso de la amenaza de ella, como lo es la causada por el temor a la violencia, la intimidación, la detención, la opresión sicológica o el abuso de poder, contra esa u otra persona o aprovechando un entorno coercitivo o se haya realizado contra una persona incapaz de su genuino consentimiento.

Esclavitud sexual: Para que se configure este delito es imprescindible que el autor haya ejercido uno de los atributos del derecho de propiedad sobre una o mas personas con la finalidad de que esas personas realizaran actos de naturaleza o connotación sexual. Por lo tanto, en este delito deben concurrir las circunstancias de comisión de la esclavitud y de la promoción de actos de connotación sexual.

Prostitución forzada: En este delito se precisa para que se configure que el autor haya hecho que una o mas personas realizaran uno o mas actos de naturaleza o connotación sexual por la fuerza o por intimidación o por el temor a un daño propio o de personas por las cuales tiene afectos y que el sujeto activo además haya obtenido u espera obtener ventajas pecuniarias o de otro tipo a cambio de los servicios sexuales o en relación a ellos.

Embarazo Forzado: En este delito las modalidades de comisión son particulares y precisan de un motivo especial, puesto que se exige para que opere que el autor haya confinado a una o mas mujeres que hayan quedado embarazadas por la fuerza, con la intención maliciosas de mantener el embarazo para modificar la composición étnica de la población o cometer otra infracción grave del derecho internacional.

Esterilización forzada: Aquí se precisa que el autor haya privado a la victima de su capacidad de reproducción biológica y que ese actuar no haya tenido justificación en un tratamiento medico o clínico de la victima o victimas, ni se haya llevado a cabo con su genuino consentimiento.

Persecución: En este delito se precisa para su configuración de que el autor haya privado gravemente a una o mas personas de sus derechos fundamentales en contravención al derecho internacional en razón de la pertenencia de la victima a un grupo o colectividad o contra el grupo o colectividad como tales o por razones políticas, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, de genero, o por motivos universalmente reconocidos como inaceptables por la comunidad internacional. Además se precisa que esta conducta punible se realice en relación con cualquiera de los delitos contemplados en esta definición de crímenes de lesa humanidad o con delitos sobre los cuales tenga competencia la corte penal internacional.

Desaparición forzada de personas: Este delito precisa de circunstancias de comisión bastante particulares, pues se requiere que el sujeto infractor haya aprehendido, secuestrado o detenido a una o más personas, negando este el hecho de dicha aprensión, detención o secuestro o a dar información sobre el paradero o la suerte de esas personas. Además se requiere que subjetivamente el autor este conciente de que el ha negado dar a conocer el paradero o suerte de las personas retenidas por el, que dicha conducta la haya realizado en el nombre de un Estado u organización política o con su autorización, apoyo o aquiescencia y que su finalidad al desarrollar esta detención de personas es dejar a aquellas fuera del amparo de la ley por un periodo prolongado. Es necesario también dejar en claro cuales son los bienes jurídicos protegidos por este delito, pues son numerosos, pero es conveniente dejar presente que a través de su punibilidad se protege el derecho a la libertad y a la seguridad de la persona, a no ser arbitrariamente detenido o preso, a un juicio imparcial en materia penal, aun recueros efectivo ante los tribunales nacionales que lo amparen contra la violación de los derechos fundamentales y a no ser sometido a tratos crueles, inhumanos ni degradantes, etc.

Crimen de Apartheid: En este delito se precisa que el autor haya cometido un acto inhumano de los mencionados en la definición de crímenes de lesa humanidad contra una o mas personas, que lo haya realizado en el contexto de un régimen institucionalizado de opresión y dominación sistemáticas de un grupo racial sobre uno o mas grupos raciales y que su conducta haya obedecido a la intención de mantener ese régimen. En pocas palabras, lo que se persigue a través del apartheid no solo es mantener al grupo no gobernante en condiciones inferiores, sino que en eliminarlos por completo de cualquier forma de participación política, social, económica y cultural del país y en ultima instancia lograr la completa separación territorial


CONCLUSIONES

De todo lo señalado podemos concluir que resulta evidente y necesario el tratamiento jurídico que se le ha dado a los crímenes de lesa humanidad por parte de la legislación. Ello porque de no ser así, gran parte de los delitos que constituyen el concepto de atentatorio contra el bien de la humanidad quedarían perfectamente sin sanción o con una menor a la que efectivamente corresponde a la gravedad del delito cometido.

Cuando se discutía el porque de este tratamiento especial y excepcional, resulta se suyo necesario fundarlo en el dignidad de la persona humana, concepto superior que debe ser respetado y preservado por todos los Estados del mundo, puesto que solo de esa manera se podrá tener una efectiva paz y armonía en el concierto internacional

La concepción de los de4litos de lesa humanidad se justifica también, puesto que se utiliza como un mecanismo para el control del gobierno de los estados, ello debido a que cualquiera practica de estos gobiernos que vaya en contra de los principios esenciales de la persona humana y que sean constitutivos de delitos pueden eventualmente quedar comprendidos en el tipo penal de los crímenes de lesa humanidad y por tanto, ser merecedores de la sanción especial y grave que se impone por la comisión de tales ilícitos. Por lo tanto, podríamos deducir que se utiliza como una practica de la comunidad internacional que ejerce una especia de amenaza a los posibles sujetos infractores, sancionando con la mayor cantidad de severidad posible estas amenazas gravísimas a la paz y en definitiva a la dignidad de la persona humana, concepto esencial y superior a cualquier amenaza o directriz que pueda emanar de un estado, principal sujeto infractor de los crímenes de lesa humanidad

También se debe hacer presente que de las características de los crímenes de lesa humanidad se evidencian este tratamiento excepcional que reciben estos delitos, lo cual en ningún caso constituye un atentado en contra de los principios de la soberanía nacional y de la legislación interna, puesto que como se dijo, la concepción de estos delitos deriva precisamente de los principios de la dignidad humana, derecho fundamental que debe ser respetado por todos quienes formamos parte de la raza humana y que por tanto, excede de las fronteras de los Estados.

BIBLIOGRAFIA


KOSCINA VILLEGAS, DANKO: Concepto de crimen de lesa humanidad. Memoria para optar al grado de Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales. Universidad Católica de Valparaíso, 2001

CASTILLO MERINO, CLAUDIA: Delitos de Lesa Humanidad. Memoria para optar al grado de Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales. Universidad de Concepción, 2001.

ZUÑIGA AÑAZCO, YANIRA: Análisis dogmático de los Crímenes en el Derecho internacional. Revista de Derecho de la Universidad Austral de Chile, Volumen XII, Diciembre 2001.

BUSTOS VALDERRAMA, CRISÓLOGO: Los Crímenes de Derecho Internacional y los Conflictos Armados No Internacionales. Revista de Derecho del Consejo de Defensa del Estado, Año 1, Número 2, Diciembre 2000.

ESTATUTO DE ROMA PARA LA CORTE PENAL INTERNACIONAL, aprobado el 17 de junio de 1998 por la Conferencia Diplomática de Plenipotenciarios de Naciones Unidas, ubicado en www.un.org/spanish/law/icc/.

GIRALDO JAVIER. Aspectos histórico-jurídicos del Crimen de Lesa Humanidad, ubicado en www.javiergiraldo.org/article